14.4.09

LA REPÚBLICA DEL CABALLO MUERTO - Ser o no ser

(C) Ilustración: Tomás Espina



SER O NO SER

Presentador: El diálogo se llama “Ser o no Ser”. Está “uno” de los habitantes de la República del Caballo Muerto compungido, triste, en un rincón. Llega el “otro” por detrás. Se le acerca...

Uno: ¿Vos sos?
Otro: ¿Eh?, ¿qué?... no, yo no soy.
Uno: Sí, sí que sos.
Otro: No, no... no soy.
Uno: ¡Sí que sos!, ¡no lo niegues!
Otro: Sí, ¡te lo niego!
Uno: Mh... ¡te descubrí!
Otro: ¿Qué?, ¿qué descubriste?
Uno: ¿Qué descubrí?
Otro: Sí, ¿qué descubriste?
Uno: ¡No te hagas el tonto!
Otro: No, no me gago el tonto.
Uno: Así que sos, ¿eh?
Otro: No, no soy, no soy... ¡no!...
Uno: ¡No grites!, si no sos, ¿por qué tenes miedo?, ¿eh?
Otro: No tengo miedo.
Uno: Ah, ¿no tenes miedo?
Otro: ¡No!
Uno: Confesas que no tenes miedo.
Otro: No, no tengo miedo.
Uno: Mh... ¿ves?
Otro: ¿Qué?
Uno: ¡Sos!
Otro: No, ¡no soy!
Uno: Sí, ¡te descubrí!.
Otro: No soy, no soy.
Uno: Vamos, confesa.
Otro: ¡No!, no soy, no soy, no soy... (llora)
Uno: Pero hombre, si yo también he sido un tiempo.
Otro: Vos... ¡fuiste!
Uno: Sí... ¿y quien no lo ha sido alguna vez?
Otro: ¡Vos fuiste!
Uno: Te digo que sí, pero ya no soy.
Otro: ¡Fuiste!
Uno: Pero ya no soy te digo.
Otro: ¡Fuiste!
Uno: ¡No grites!
Otro: Así que fuiste.
Uno: Y... sí...
Otro: ¿Sí?
Uno: ¿Y quien no ha sido alguna vez?
Otro: Ahhh...
Uno: Decime, te descubrí, ¿eh?
Otro: ¿Cómo?, ¿qué?
Uno: Vamos, conmigo no es necesario fingir, yo te comprendo.
Otro: ¡Así que fuiste!
Uno: Ya te lo he dicho.
Otro: ¿Y nunca lo confesaste?
Uno: Y... no.
Otro: ¿Por qué no lo confesaste?
Uno: Y... tenía.
Otro: ¡Miedo!
Uno: Mh, un poco.
Otro: ¡Traidor!
Uno: ¿Quién?
Otro: ¡Vos!
Uno: ¿Yo?
Otro: ¡Sí!
Uno: ¡No!
Otro: ¡Te denunciaré!
Uno: ¿A mi?
Otro: ¡A vos!, que fuiste, sos y serás.
Uno: No, yo fui. ¡Pero vos sos!; yo no soy ni seré.
Otro: ¡Te denunciaré!
Uno: ¡Ah!, ¿sí?
Otro: ¡Sí!
Uno: ¡Yo te denunciaré a vos que sos!; yo fui, pero vos sos.
Otro: Yo no soy.
Uno: Sí que sos.
Otro: Vos fuiste, sos y serás.
Uno: Yo fui... ¡fui!, pero ya no soy, no soy, no soy ni seré jamás.
Otro: ¡Vos fuiste, sos y serás!.
Uno: ¡Sssshhhh...!; silencio... alguien viene.
Otro: Ahhh... silencio...
Uno: Que no nos vean juntos... separémonos.
Otro: Sí... pero vos ¿no vas a decir nada?.
Uno: Y vos, ¿te vas a callar?
Otro: Nos callaremos.
Uno: Nos callaremos.
Otro: ¡Adiós!, no vas decir nada, ¿eh?
Uno: Nada... silencio...
Otro: ¿Nos habrán oído?
Uno: ¿Viste?, la culpa es tuya por haber gritado.
Otro: Vos gritaste primero, ¿oíste?
Uno: ¿Qué?
Otro: ¡Nos espían!
Uno: No tengas miedo, es el viento.
Otro: ¿El viento?... ¡ah!
Uno: Sí... ¡valor!...
Otro: ¡Valor!
Uno: ¿Habrá sido el viento?
Otro: Sí, separémonos.
Uno: Adiós...
Otro: Adiós...
Uno: ¿No vas a decir nada?
Otro: No... ¿y vos?
Uno: Yo tampoco.
Otro: Adiós...
Uno: Adiós...

TELÓN


Autor: Roberto Espina

2 comentarios:

Blog A dijo...

El verano pasado vi una representación de titeres con tu obra y me encanto, tanto que ayer encontrén unos textos tuyos, me tome la libertad de colgarlos en mi blog, poniendo tu nombre claro, y hoy me encuentro tu blog.
No suelo copiar nada, pero me gusto tanto que quería compartirlo con mis lectores.

Anónimo dijo...

Por que no:)